miércoles, 28 de noviembre de 2012

Calabacines rellenos de calabaza

Hace ya tiempo me llamaron la atención estos calabacines tan monos que vi en un blog (no recuerdo cuál fue, lo siento), pero como donde suelo comprar la fruta y la verdura no los encontré, me olvidé de ellos hasta que hace un par de semanas en el Lidl (sí, fui a  la semana de las recetas americanas, que tenían un montón de cosas para cupcakes y pasteles), me topé con ellos, son tan monos que no me pude resistir a coger cuatro y hacerlos rellenos.


¿Y qué mejor relleno que calabaza?, como ya sabéis la calabaza me parece de lo más otoñal y yo la suelo utilizar casi siempre para crema, o para relleno, así que no me compliqué mucho y rellené estos geniales calabacines con calabaza. Os dejo la receta.

Ingredientes para dos personas:
- 4 chiquicalabacines (los podéis hacer con calabacines normales, pero estos con su gorrito quedan tan monos).
- 500 gr de calabaza troceada.
- 1 cebolla.
- Queso rallado para gratinar, como sabéis yo siempre uso el emmental.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
- Pimienta.

Lo primero que hay que hacer es asar un poco los calabacines para que nos sea más fácil vaciarlos. Quitarles la parte de arriba, hacer unos cortes en forma de rombo, poner aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta y hornear más o menos durante 30 minutos. Dejar templar, vaciar y reservar la carne.

En una sartén con un fondo de aceite, poner la cebolla troceada a pochar, cuando esté transparente, añadir la calabaza. 

Cuando la calabaza esté ablandada, añadir la carne del calabacín, dar una vuelta en la sartén para que se mezcle todo bien. 

Rellenar los calabacines con la mezcla, coronar con queso rallado y meter al grill, hasta que el queso esté deshecho y doradito.

Espero que os hayan gustado.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Baklava

Whole Kitchen, en su Propuesta Dulce para el mes de Noviembre nos invita a preparar un clásico persa, Baklava.

El baklava, es un pastel elaborado con una masa de nueces trituradas distribuidas en pasta filo y bañado en un almíbar o jarabe. Hay muchas variedades, algunas de ellas incluyen pistachos u otros frutos secos para su elaboración.

Son muchas las civilizaciones que se han disputado el origen de este dulce, los asirios en el siglo VII a. C, colocaban capas de pan con nueces trituradas, los bañaban con miel y lo horneaban. Fueron los mercaderes griegos los que llevaron a Atenas la receta y cambiaron el pan por la pasta filo, consiguiendo así una masa fina. Es ideal para acompañar el té o el café.

La receta que yo he elegido no lleva miel, porque no me gusta mucho, así que lo he sustituido por agua de azahar. Os dejo la receta.

Ingredientes (yo hice una pequeña así que si la queréis más grande tendréis que amoldar las cantidades).
- 4 hojas de pasta filo.
- 50 gramos de mantequilla derretida.
- 50 gramos de nueces.
- 3 cucharadas soperas de azúcar + 3 cucharadas de postre.
- 1/2 taza de café de agua de azahar.
- Zumo de medio limón.
- Canela en polvo para decorar.

Lo primero es hacer el jarabe. Poner el agua de azahar en un cazo con las tres cucharadas soperas de azúcar y el zumo de limón y cocinar a fuego lento hasta que coja una consistencia de jarabe. Reservar.

Precalentar el horno a 180º

Derretir la mantequilla en el microondas, extender la masa filo y doblarla en 2 partes (como si dobláramos un papel), pincelar con mantequilla y colocar en la bandeja del horno. Espolvorear con un poco de azúcar por encima y esparcir un puñado de frutos secos. Repetir la operación en las cuatro láminas, colocándolas unas encima de otras.

Hacer cortes longitudinales sobre la superficie, haciendo rombos y hornear a 180º durante 30 minutos. Cuando esté templado regar el baklava con el jarabe y decorar con la canela.

Espero que os haya gustado.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Cupcakes de batido de fresa

Aviso, esta entrada no es apta para la gente a la que no le guste el rosa y lo cursi, avisados estáis.

A los que me seguís por Instagram, (a la derecha podéis ver mis fotitos, animaos a seguirme), en verano compré un bote de nesquik de fresa, no estaba segura de que fuera a gustarme como batido, de hecho lo compré para hacer cupcakes, galletas o tartas. Llevaba dándole vueltas a utilizarlo hasta que ya no lo he pensado más y he decidido hacer unas cupcakes de batido de fresa, así aprovechaba las capsulas con dibujos de fresa que compré en Decake. 

Los bollitos son de vainilla, y la buttercream..., pues ¡¡de batido de fresa!!, como veís en las fotos son cursis y rositas, geniales para un baby shower de niña ¿no os parece?, el sabor es evidentemente batido de fresa pero con cierto gustito a algodón de azúcar, son adictivas. 


Ingredientes para los bollitos de vainilla (salen 12 bollitos):
- 2 huevos.
- 125 gramos de mantequilla.
- 225 gramos de azúcar.
- 125 ml de leche.
- 270 gr de harina.
- 2 cucharaditas de levadura en polvo.
- 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Precalentar el horno a 160º. Preparar la bandeja de cupcakes con las cápsulas para hornear.

Batir los huevos con el azúcar y la mantequilla ablandada hasta conseguir una mezcla ligera y espumosa. Añadir la leche, la harina tamizada, la levadura y la vainilla. Seguir batiendo con las varillas eléctricas hasta obtener una textura ligera.

Rellenar las cápsulas y hornear unos 20 minutos. Retirar del horno, dejar entibiar unos minutos y pasar a una rejilla para que se terminen de enfriar y poder decorarlos.

Ingredientes para la buttercream:
- 185 gr de azúcar glas.
- 125 gr de mantequilla.
- 4 cucharaditas de nesquick de fresa.

Mezclar el azúcar glas con la mantequilla ablandada hasta obtener una mezcla homogénea, añadir poco a poco el nesquick hasta que quede del color rosa que os guste (ir probando no vaya a ser que sepa "demasiado" a nesquick). 

Decorar los bollitos con la buttercream como más os guste.


Espero que os haya gustado y que no os haya resultado muy rosa empalagoso.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Brownie de chocolate y crema de capuccino

Y vosotros diréis "¡¡otro brownie!!", pues sí, queridos, otro brownie, y es que me he convertido en adicta a los brownies y encima El monstruo de las galletas, ha organizado para hoy el Concurso del Autoproclamado Día del Brownie, vamos, la excusa perfecta para hacer un super brownie (como si me hiciera falta que me tocaran las palmas). 

Como el brownie clasico ya lo había hecho (lo podéis volver a ver aquí), me puse a rebuscar por los mundos internetiles y me encontré con este..., y fue amor a primera vista, flechazo. Chocolate y crema de capuccino..., el no va más.

No me enrollo más, sólo decir a los miembros del jurado, que no tengo dinero para enviar jamones, pero que estoy dispuesta a enviarles un trocito de brownie (o uno entero lo que ustedes prefieran). Ahí lo dejo.

Ingredientes para el brownie:
- 115 gr de chocolate.
- 75 gr de mantequilla.
- 250 gr de azúcar.
- 4 huevos.
- 125 gr de harina.
- 1 cucharadita de extracto de vainilla.
- 125 gr de pepitas de chocolate.

Precalentar el horno a 180º y engrasar el molde que vayamos a utilizar.

Derretir en el microondas el chocolate y la mantequilla. Dejar templar y agregar el azúcar y remover. Agregar los huevos uno a uno mezclando bien tras cada adición. Agregar la esencia de vainilla y la harina poco a poco y seguir removiendo. Añadir las pepitas de chocolate. Verter en el molde engrasado y hornear 35 minutos. Dejar enfriar.

Ingredientes para la crema de capuccino:
- 1 sobre de mezcla de capuccino.
- 30 ml de leche caliente.
- 65 gr de mantequilla ablandada.
- 2 cucharadas soperas de azúcar glas.

Disolver el capuccino en la leche caliente y dejar enfriar. Pasar la mezcla a un bol, añadir la mantequilla y batir a velocidad media. Añadir poco a poco el azúcar glas hasta que esté suave. Poner sobre el brownie.

Si os gusta podéis adornarlo con virutas de chocolate. 


Espero que os haya gustado.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Bizcocho de yogur de Nigella Lawson

Imagino que os acordaréis que me compré varios libros en Amazon, uno de ellos fue Nigellissima. Un libro repletito de recetas de inspiración italiana. Adoro la cocina italiana así que sabía que el libro no me iba a defraudar.

Ojeando el libro por primera vez, vi esta receta de yogur y la marqué con los post it que marco los libros (cuando miré el libro más en profundidad casi me quedo sin post it), me llamó la atención que era un bizcocho muy bajo, y que las claras estaban montadas por lo que imaginé que debía ser un bizcocho suave. No me equivoqué, como veréis en las fotos, es muy bajo, yo creo que incluso me quedó más bajo que a ella, pero de sabor es ligero y suave. Para tomar con el café de la tarde o con un té, creo que es genial. Espero que os guste tanto como a nosotros.

Ingredientes
- Un yogur natural.
- La medida de un yogur de aceite.
- 3 huevos.
- 2 medidas de yogur de azúcar.
- 1 cucharadita y media de extracto de vainilla.
- Ralladura de 1/2 limón.
- 2 medidas de yogur de harina.
- Azúcar glas para decorar


Precalentar el horno a 180º, y engrasar el molde donde vaya a ir nuestro bizcocho.

Separar las claras de las yemas, batir las claras hasta que tengan picos firmes. Reservarlas.

En un bol, poner el yogur, y mezclar con las yemas de los huevos. Limpiar el recipiente del yogur porque va a ser nuestra medida para el resto de los ingredientes. Añadir 2 medidas de yogur de azúcar y mezclar con las yemas y el yogur hasta que la mezcla quede ligera.

Añadir el aceite (1 medida de yogur) poco a poco a la mezcla anterior sin dejar de mover. Añadir la vainilla y la ralladura del medio limón.

Sin dejar de mover, añadir la harina poco a poco y mezclar hasta que esté todo bien integrado. Con una cuchara de metal, ir añadiendo las claras de huevo, removiendo con una espátula de silicona haciendo movimientos envolventes para que no se bajen las claras. 

Verter la mezcla en el molde y hornear a 180º durante 30-35 minutos. Dejar en el molde durante 10 minutos antes de desmoldar. Una vez frío, pasar al plato donde lo vayamos a servir y espolvorear con azúcar glas.

Espero que os haya gustado. Si tenéis alguna duda, ponérmela en comentarios porque la receta está traducida del inglés y a lo mejor no me he explicado con claridad.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Bruschetta de tomate y jamón

El otro día, comía yo sola en casa (cosa rara), y no sabía que hacerme, no me apetece montar la de dios en la cocina para una persona solo, no sé si a vosotros os pasa lo mismo. Así que me acordé del libro de Gordon Ramsay, Mis menús de cada día, le había echado el ojo a esta bruschetta y aproveché unas chapatitas que tenía en casa para hacerla.

Como vereis es muy sencilla, me da hasta vergüenza poner la receta pero es tan rica y te saca del apuro si viene gente a casa o simplemente no os apetece comer o cenar mucho. Espero que os guste.

Ingredientes para dos personas:
- 2 tomates maduros.
- Pan en rebanadas, yo utilicé una chapata que tenía en casa, luego depende de lo que coma cada uno.
- Albahaca.
- 1 cucharadita de vinagre de vino tinto.
- 2 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra.
- Sal 
- 1 diente de ajo.
- 4 lonchas de jamón serrano.


Cortar los tomates en trozos medianos, en un cuenco, poner los tomates, la albahaca troceada, el vinagre, el aceite, la sal y la pimienta. Remover la mezcla y dejar reposar.

Tostar las rebanadas de pan, y untarlas con el diente de ajo.

Poner las rebanadas en un plato, cubrir con el tomate y poner dos lonchas de jamón por encima.


Espero que os haya gustado.

jueves, 1 de noviembre de 2012

#diadelterror: Fantasmas chocolate y merengue

¿Alguna vez os habéis preguntado donde van esos bizcochos que salen crudos por dentro, esas cupcakes desiguales que no se pueden decorar, las galletas duras que no se pueden comer...?, yo nunca me lo había preguntado, pero hoy, #diadelterror, cuando me he levantado tenía en mi cocina todo un ejército de fantasmas dulces que deben ser los fantasmas de esas magdalenas de arándanos que tuve que tirar porque por alguna extraña razón se quedaron huecas por dentro, o del bizcocho que se quedó duro y no valió ni para cake pops... 

Logo de @pasardelaire

El caso es que he ido rápidamente a por la cámara de fotos, para poder enseñaros lo terrorífico que ha sido.


Ingredientes para doce fantasmas:
- 150 gramos de mantequilla ablandada.
- 150 gramos de azúcar.
- 150 gramos de harina.
- 1 cucharadita de postre de levadura.
- 3 huevos.
- 1 cucharadita de postre de esencia de vainilla.
- 2 cucharadas de cacao.
- 12 nubes.
- 3 claras de huevo.
- Chocolate líquido para decorar.


Precalentar el horno a 180º.

En un bol, mezclar la mantequilla con el azúcar, cuando la mezcla esté suave, añadir los huevos y el extracto de vainilla. En un bol aparte, mezclar, la harina, el cacao y la levadura. Ir añadiendo lentamente la mezcla de la harina a la mezcla de la mantequilla sin dejar de mover. Cuando la mezcla esté homogénea colocar en las cápsulas de papel y hornear 20 minutos. Dejar enfriar.

Mientras se enfrían las magdalenas, montar las claras a punto de nieve, yo esta vez no les puse nada, ni azúcar ni sal, y me quedaron genial. Cuando las magdalenas estén frías, pinchamos una nube en el centro y ponemos alrededor el merengue. Adornamos con chocolate liquido (yo lo adorné con un chocolate que viene en un tubo que compré en Decake). 


Espero que os haya gustado y que no os haya asustado mucho.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...