Uncategorized

Lombarda rehogada con frutos secos

Sí, ya sé lo que me vais a decir «¿lombarda?¿en serio?», sí, en serio. Me encanta la lombarda, es la única condición que pongo en la cena de Nochebuena, y procuro cocinarla y comerla durante todo el invierno. Sólo la cocino como ahora os muestro, como la hacía mi abuela Rosa, y como la hace mi madre. Cocida con manzana y rehogada. Cómo único cambio, he introducido frutos secos como nueces y pipas de calabaza al rehogarla, y os puedo asegurar que si la cocináis así, la vais a adorar tanto como yo.
Ingredientes.
– 1 lombarda.
– 1 manzana (la especialidad que queráis)
– 2 dientes de ajo.
– Un puñadito de pasas.
– Un puñadito de nueces peladas y un poco troceadas.
– Un puñadito de pipas de girasol.
– Vinagre.
– Aceite de oliva virgen extra. 
Lavamos y troceamos la lombarda. Pelamos y picamos la manzana. En una olla (yo utilicé la olla rápida), poner para cocer la lombarda con un poco de sal. Echar la lombarda y la manzana, tapar la olla y dejar cocer durante unos diez minutos, si utilizáis otro tipo de olla lo normal es que tardéis una media hora. Una vez cocida, escurrir y reservar, notaréis que la manzana se ha deshecho completamente, pero no os preocupéis, su sabor está ahí.
Pelar y cortar los ajos, y echarlos en una sartén con un fondo de aceite. Tener cuidado de que no se quemen, una vez estén dorados, echar con cuidado la lombarda y remover bien para que la lombarda coja el sabor del ajo. 
Echar un buen chorro de vinagre y remover bien. A continuación echar los frutos secos y remover bien. Servir caliente.
Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerla, ya veréis como no so defrauda.