Dulce

Pavlova con kiwi y manzana- CocinArte

Esta pavlova con kiwi y manzana es mi propuesta para el reto CocinArte de este mes. En esta ocasión nuestra inspiración fue Bailarinas en el escenario o Bailarina basculando del pintor Edgar Degas. Degas fue un pintor impresionista que dedicó gran parte de su carrera artística al mundo del ballet. El artista veía en la danza un vehículo fundamental para estudiar la figura humana en movimiento. Dibujó y pintó reiteradamente las cambiantes actitudes de las bailarinas. Las representaba en todo tipo de posturas, ensayando o en plena representación en el escenario, vistiéndose o atándose las zapatillas, testimoniando siempre su enorme esfuerzo físico y su concentración.

Bailarina basculando

En esta ocasión, Degas nos introduce en esta pintura en el mundo del ballet que tanto le interesaba. Una vista del escenario, con varias bailarinas en plena representación, es captada desde uno de los palcos laterales. Sólo una de ellas se muestra de cuerpo entero, en un complicado y rápido giro. Las demás están cortadas y el resto de sus figuras quedan a nuestra libre imaginación. Delante del decorado de paisaje, varias bailarinas de naranja esperan su turno de actuación.

Mi inspiración para hacer esta pavlova con kiwi y manzana fue el tutu de la bailarina. La pavlova es un postre delicado que toma su nombre de la bailarina Anna Pavlova, a la que quisieron homenajear en Australia. Se trata de un postre delicioso, muy delicado. Suele ir rellena de crema o nata y adornado con frutas. En esta ocasión para recrear el color del tutú de la bailarina elegí el kiwi y la manzana verde.

Pavlova con kiwi y manzana

Es importante manipularlas con cuidado, son muy frágiles. Podéis elegir las frutas que más os gusten, con arándanos y frutos rojos quedan deliciosas.

No me enrollo más ¡¡a ponerse el delantal!!

Pavlova con kiwi y manzana

Pavlova con kiwi y manzana

Ingredientes para seis pavlovas

Instructions

  1. En un bol limpio, batir las claras a velocidad media, una vez que empiecen a montarse, agregar la mitad del azúcar glass y seguir batiendo hasta que se empiecen a formar picos suaves.
  2. Mezclar el resto del azúcar glass con la maizena y se lo agregamos a la mezcla sin dejar de batir.
  3. Añadir también el zumo de limón y seguir batiendo hasta que el merengue esté brillante y forme picos consistentes.
  4. Colocar el merengue en una manga pastelera con una boquilla de estrella (yo utilicé la 1M de Wilton). En la bandeja del horno se coloca un papel de horno y dibujamos unos círculos para que las pavlovas queden del mismo tamaño. Podéis ayudaros de un cortapastas.
  5. Con la manga pastelera se da forma a la pavlova, primero la base y luego se pone merengue a los lados de tal forma que quede hueco por el centro, que es donde va a ir el relleno.
  6. Precalentar el horno a 100º y llevar las pavlovas al horno durante una hora y media (tienen que estar secos y crujientes).
  7. Apagar el horno y dejar las pavlovas dentro hasta que estén frías por completo, así no se romperán por el cambio de temperatura.
  8. Con cuidado ir despegándolos del papel de horno, hay que ir con cuidado porque son muy frágiles. Ya están listos para decorar.
  9. Con ayuda de unas varillas, montar la nata con un poco de azúcar. Una vez tengamos la nata montada poner una cucharada en el centro de nuestras pavlovas. 
  10. Cortar la fruta muy fina y colocarla dentro de nuestras pavlovas.
Pavlova con kiwi y manzana

Espero que te haya gustado y te animes a hacer la receta.

Te recuerdo que me puedes encontrar en Facebook y en Instagram donde comparto más recetas y novedades.

No olvides suscribirte al blog para recibir novedades y un ebook totalmente gratuito. Además puedes unirte a nuestro grupo en Facebook en el cual se comparten un montón de recetas.