CocinArte- Sopa de tomate y judías (Fasolatha) inspirada en Laocoonte y sus hijos

by - enero 09, 2020


Primer CocinArte del año, y en esta ocasión he querido retar a mis artistas para que crearan un plato inspirándose por primera vez en una escultura, y para ello elegí una de mis esculturas favoritas y de la que hice un trabajo en la facultad con el que aprendí mucho, y que además tuvo muy buena nota. 


Perteneciente a la Antigüedad clásica, es una de las obras más relevantes del periodo helenístico y está inspirada en la mitología grecolatina narrada por Virgilio en la Eneida. Cuenta el mito que, durante el asedio a Troya, los aqueos habían ofrecido a los troyanos un enorme caballo de madera en señal de buena voluntad. Sinón, confabulado con su primo Odiseo, intentó persuadir a Príamo para que lo recibiese. Laocoonte, sacerdote del templo, percibió de inmediato la falsedad de sus palabras, y exhortó a los troyanos a rechazar la ofrenda.

Para disuadir a Príamo, el sacerdote propuso sacrificar un toro a los dioses, en la esperanza de que el caballo fuera calcinado. Sin embargo, los dioses ansiaban la destrucción de Troya y enviaron dos grandes serpientes marinas que acabaron con la vida de Laocoonte y sus hijos. Los troyanos interpretaron el acontecimiento como señal de que el caballo era sagrado. Confiados en lo que parecía un designo favorable de los dioses, abrieron las puertas de la ciudad, solo para descubrir más tarde que Laocoonte había tenido razón, pues en el vientre de aquel gigantesco caballo se escondía el ejército aqueo. 

Laocoonte y sus hijos es una escultura tallada en mármol blanco y alcanza una altura de 2,42 metros. Se trata de un grupo escultórico con tres figuras humanas (un hombre adulto barbado y musculoso, de mayor tamaño, junto a dos niños o jóvenes pequeños) y dos serpientes enormes. Las figuras del grupo se organizan en una visual piramidal. En esta pieza se representa el momento exacto en que las serpientes marítimas se enroscan en el cuerpo del sacerdote troyano y sus dos hijos. Siguiendo los rasgos característicos del arte helenístico, la obra hace gala de un gran dinamismo y virtuosismo.


Para inspirarme, traté de imaginarme qué comerían en la época, vi varias páginas con recetas griegas antiguas, y vi que predominaban las legumbres, cocinadas de una manera muy sencilla, con verduras o a veces sin nada, solo la legumbre, así que cuando vi esta sopa de tomate y judías, me decanté por ella. Es muy sencilla de hacer, yo utilicé judías de bote, tardé menos de media hora en hacerla y resulta maravillosa para entonar el cuerpo en estos días de frío. Espero que os guste tanto como a nosotros.

¡¡A ponerse el delantal!!

Ingredientes 
- 1 bote de judías blancas ya cocidas.
- 2 zanahorias.
- La parte verde de una cebolleta.
- 1 tomate.
- Una cucharada sopera de tomate frito casero.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.

Lavar y pelar las zanahorias y trocearlas en cuadraditos muy pequeños. Trocear la parte verde de la cebolleta. Trocear en cuadrados el tomate.

En una cacerola con un fondo de aceite, poner primero la zanahoria y remover para que se vaya haciendo. Una vez tenga color y ya esté un poco hecha añadir la parte verde de la cebolleta, y remover para que se vayan impregnando los sabores. Añadir el tomate troceado y dejar que se evapore un poco el jugo que va a soltar.

Tapar la cacerola y cocinar las verduras removiendo de vez en cuando.

Añadir las judías blancas con el jugo del bote, esto hará que el guiso quede más meloso y además tenga todo el sabor de las judías. Añadir una cucharada de tomate frito casero y mover la cacerola para que se mezcle todo bien. Si os gustan más líquidas podéis ponerle al guiso un poco de agua. Probar con cuidado y rectificar de sal en caso que sea necesario.


Espero que os haya gustado.


You May Also Like

8 comentarios

  1. Wwow y más con el trio Q hace Q apetecibles Q son

    Besos

    ResponderEliminar
  2. muy buena Maria, me encanta, besos

    ResponderEliminar
  3. Un plato muy fácil y rico para estos días de frío. besinos

    ResponderEliminar
  4. Las legumbres siempre apetecen, por lo menos a mi. Me encantan!

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  5. Para variar un plato de cuchara. Me encantan las legumbres cocinadas tan sencillas y saludables como las tuyas.
    Bss

    ResponderEliminar
  6. https://sopaypilla.com/sopa-de-tomate-y-judias/
    No he podido evitar hacerla, nos ha encantado!!

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por comentar!!