Uncategorized

Baklava

Whole Kitchen, en su Propuesta Dulce para el mes de Noviembre nos invita a preparar un clásico persa, Baklava.
El baklava, es un pastel elaborado con una masa de nueces trituradas distribuidas en pasta filo y bañado en un almíbar o jarabe. Hay muchas variedades, algunas de ellas incluyen pistachos u otros frutos secos para su elaboración.
Son muchas las civilizaciones que se han disputado el origen de este dulce, los asirios en el siglo VII a. C, colocaban capas de pan con nueces trituradas, los bañaban con miel y lo horneaban. Fueron los mercaderes griegos los que llevaron a Atenas la receta y cambiaron el pan por la pasta filo, consiguiendo así una masa fina. Es ideal para acompañar el té o el café.

La receta que yo he elegido no lleva miel, porque no me gusta mucho, así que lo he sustituido por agua de azahar. Os dejo la receta.

Ingredientes (yo hice una pequeña así que si la queréis más grande tendréis que amoldar las cantidades).
– 4 hojas de pasta filo.
– 50 gramos de mantequilla derretida.
– 50 gramos de nueces.
– 3 cucharadas soperas de azúcar + 3 cucharadas de postre.
– 1/2 taza de café de agua de azahar.
– Zumo de medio limón.
– Canela en polvo para decorar.

Lo primero es hacer el jarabe. Poner el agua de azahar en un cazo con las tres cucharadas soperas de azúcar y el zumo de limón y cocinar a fuego lento hasta que coja una consistencia de jarabe. Reservar.

Precalentar el horno a 180º

Derretir la mantequilla en el microondas, extender la masa filo y doblarla en 2 partes (como si dobláramos un papel), pincelar con mantequilla y colocar en la bandeja del horno. Espolvorear con un poco de azúcar por encima y esparcir un puñado de frutos secos. Repetir la operación en las cuatro láminas, colocándolas unas encima de otras.

Hacer cortes longitudinales sobre la superficie, haciendo rombos y hornear a 180º durante 30 minutos. Cuando esté templado regar el baklava con el jarabe y decorar con la canela.

Espero que os haya gustado.