FODMAP Salado Sin gluten

CocinArte- Pizza sin gluten y sin lactosa inspirada en El Panteón de Agrippa

Un mes más vuelve el reto CocinArte, reto que yo misma organizo y que consiste en inspirarnos en una obra de arte para cocinar un plato. En esta ocasión nos hemos inspirado en el Panteón de Agripa, edificio ubicado en Roma y que con sus medidas matemáticas y su impresionante cúpula nos ha hecho trasladarnos a la antigüedad.

Yo he tenido la oportunidad de visitar El Panteón dos veces y tengo que decir que no me ha dejado indiferente, me encanta Roma y este es un de mis edificios favoritos de la ciudad. Es maravilloso.
Yo me he inspirado en la propia ciudad y en la última vez que estuve allí, y en la comida que tuvimos oportunidad de comer allí, y más concretamente en un establecimiento de «pizza al taglio» (pizza al peso) que descubrimos gracias a que vimos que mucha gente romana comía allí y decidimos probar… ¡¡que maravilla!! unas pizzas hechas en el momento, baratas, elegías tu la ración y te la cobran según el peso… inolvidable y riquísimas.
Para ello me fui a visitar el blog de Diana una vez más y busqué esta pizza que he adaptado y que la tenía el ojo echado desde que la publicó. No me quiero enrollar más, os dejo con ella así que.. ¡¡a ponerse el delantal!!

Ingredientes
– 440 ml de agua fría
– 160 gramos de harina panificable de Lidl sin gluten.
– 100 gramos de harina de trigo sarraceno.
– 100 gramos de maizena.
– 6 gramos de psyllium.
– 8 gramos de goma xantana.
– Una cucharadita de sal.
– 20 ml de aceite de oliva virgen extra.
– 7 gramos de levadura seca de panadería.
– 1 cucharada sopera de azúcar.
– 1 sobre de levadura de pastelería.
– Tomate frito natural.
– Queso en lonchas sin lactosa.
– Jamón serrano.
– Orégano.
Poner los ingredientes en la cubeta de la panificadora, echando primero los líquidos y luego las harinas, poniendo lo último la levadura seca de panadería. Poner la panificadora en el programa amasado.
Una vez que haya terminado la panificadora, sacar la masa y hay dos opciones separarlo en dos y hacer dos pizzas o hacer una grande como he hecho yo. Para ello, darle una forma cuadrada o rectangular y pasarlo a la bandeja del horno. Los bordes tienen que estar más gorditos que el centro.
Precalentar el horno a 250º y poner en la parte de abajo una bandeja o una fuente apta para horno. Poner en nuestra base el tomate frito natural y llevar al horno. Echar agua en la bandeja que se ha puesto abajo para que cree vapor y hornear solo con calor abajo durante 15 minutos, transcurrido ese tiempo, bajar la temperatura a 210º con calor abajo. 
Sacar del horno, poner sobre la pizza lo que queramos, yo en este caso le puse queso sin lactosa y jamón serrano y orégano, y llevar de nuevo al horno durante 10 minutos.
Espero que os haya gustado.