Uncategorized

Mis primeras galletas con pistola

Antes de contaros mi superaventura para hacer las galletas de pistola, tengo que dar la bienvenida a los nuevos seguidores del blog, de repente y creo que en gran parte tengo que dar gracias a Bliur, que recomendó In my Little Kitchen, en su blog, los seguidores tanto por aquí como por Facebook han subido como la espuma, así que bienvenidos todos, espero que lo que veáis os guste.
Cambiando de tema, hoy vengo con unas galletas deliciosas, la receta es la archiconocida de Kanela y Limón, ya que creo que es la mejor de las que he visto por ahí. Como os he dicho al principio, hacer estas galletas ha supuesto para mi una aventura que ya quisiera Jesús Calleja.
La pistola que he utilizado es la que me dieron con la colección Pastelería Creativa, pues bien, yo no sé si es que la pistola es una castaña pilonga, o que yo soy muy torpe, pero el caso es que me costó dios y ayuda (ayuda inestimable de mi hermana), el poder sacar adelante las dichosas galletas. Yo no sé que pasó pero la pistola cada vez que hacía dos galletas, se me desenroscaba sola, como si estuviera pasada de rosca, tenía que hacer un montón de fuerza para que salieran las galletas, en fin, que terminamos mi hermana y yo como si hubiéramos escalado una montaña.
De sabor están espectaculares, creo que no me equivoqué con la receta y a pesar de lo duro que ha sido sacar adelante las galletas, opino que ha merecido la pena y el aspecto que tienen no está del todo mal, me han encantado lo blanquitas que quedan. Os dejo con ellas.
Ingredientes
– 300 gramos de harina.
– 200 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
– 100 gramos de azúcar glas.
– 1 huevo.
– 1 cucharadita de esencia de vainilla.
Batir la mantequilla hasta dejarla suave, yo hice todo a mano y al estar ablandada fue muy fácil trabajarla. Añadir el azúcar glas tamizado, e integrar hasta que adquiera una textura cremosa.
Añadir el huevo mezclar y añadir la harina tamizada. Poner la masa en la pistola y formar las galletas sobre la bandeja del horno. La bandeja del horno no debe estar engrasada.
Mientras se forman las pistolas precalentar el horno a 150º, y cuando las galletas estén listas, hornear durante 12 minutos. En cuanto salgan del horno, traspasar a una rejilla, no dejarlas en la bandeja ya que se pueden romper cuando vayamos a pasarlas a la rejilla si se enfrían.
Espero que os haya gustado.