Uncategorized

#diadelatortilla: Pimientos de piquillo rellenos de tortilla

Buenas de nuevo kitcheneros, sí ha vuelto a suceder, se ha vuelto a liar en twitter, hoy es el #diadelatortilla, esta vez ideada por Ole tus fogones, y por ManuCatMan. En casa adoramos la tortilla, cuando eramos pequeñas mi madre nos tuvo una semana comiendo tortilla de patata para ver si nos cansábamos de comerla, y se cansó ella antes que nosotras, hace la mejor tortilla de patata del mundo, así que cuando se ideó este día, hice todo lo posible por participar, ¡¡no podía dejar de hacerlo!!. Os dejo el logo.

Me encantan los pimientos rellenos, y llevaba tiempo dándole vueltas a rellenarlos de tortilla de patata, a lo mejor era un poco locura, pero ¿porqué no? por intentarlo no perdía nada, ¡¡y menos mal que lo intenté!!, están buenísimos, te valen como plato principal o para cuando pones un picoteo en casa.

Para que veáis lo genial que es este plato, tenéis dos opciones para realizarla, si os sobra tortilla de patatas, podéis utilizarla, y si no os sobra (como a nosotros, que somos unos zampatortillas y no nos sobra nunca), la hacéis en el momento.
Ingredientes:
– Un bote de pimientos de piquillo (en el mio venían 12 pimientos).
– 3 patatas hermosas.
– 1 cebolla.
– 1 calabacín pequeño.
– 4 huevos.
– Sal.
– Aceite de oliva virgen extra.
Pelar las patatas y cortarlas en redondo, muy finitas. Pelar la cebolla y cortarla en juliana. Pelar el calabacín y cortarlo en redondo muy finito. En una sartén con bastante aceite, poner todo a pochar, salar. Mover de vez en cuando e ir aplastando la patata y las verduras. Mientras se hace la verdura, batir los huevos, para mí, el secreto de una buena tortilla de patata es que los huevos estén muy batidos. Agregar el contenido de la sartén muy escurrido en el huevo, mezclar todo bien, dejar la sartén con poco aceite. Como luego vamos a triturar la tortilla, yo no la cuajé, sino que hice una especie de revuelto. 
Poner en una batidora (en mi caso es de vaso) la tortilla de patata o el revuelto y triturar hasta que tenga la textura de una crema. 
Rellenar los pimientos con esa crema, y colocarlos en una bandeja apta para horno, poner en el horno a 180º durante 8-10 minutos. Servir con el aceite que sueltan los pimientos en el horno.

 Espero que os haya gustado y que lo hayáis entendido, porque me explico como un libro abierto.