Lo que te salga de la olla (lenta)- Potaje de vigilia

by - abril 15, 2019


En plena Semana Santa, Carol nos propuso para su reto cocinar legumbre en la olla lenta. Como sabéis por problemas de salud tengo una dieta en la que tengo restringidos algunos alimentos, entre ellos las legumbres y ahora estoy en proceso de reintroducción. La verdad es que estaba como loca por comer legumbre y este ha sido mi primer plato de legumbre en mucho tiempo, y la verdad es que puedo decir que me ha sentado de maravilla.

No podía hacer otra cosa que no fuera un buen potaje de garbanzos con espinacas y bacalao... ¡y ya! porque lo que no puedo comer es ajo (me sienta fatal) y la cebolla no pude añadirla porque, aunque no me sienta del todo mal, sólo puedo introducir un alimento por ingesta. 

Como véis la pinta es genial, está riquísimo y con un poco de paciencia podéis tener un potaje maravilloso apto para todos los públicos.

¡¡A ponerse el delantal!!


Ingredientes
- 250 gramos de garbanzos.
- Un puñado de espinacas.
- Bacalao desmigado y desalado.
- Pimentón.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.

Poner los garbanzos en remojo durante al menos 12 horas. Yo los puse en remojo la tarde anterior lo tuve más o menos unas 16 horas. A la mañana siguiente, escurrirlos desechando el agua.

Poner los garbanzos en la cubeta de la olla lenta, cubrir con agua (tiene que sobrepasarlos unos dos centímetros), poner un chorrito de aceite y un poco de sal. Poner en alta durante 10 horas.

Cuando hayan pasado las diez horas, agregar las espinacas y tener todo media hora en alta.

A la media hora, apagar la olla lenta, agregar el bacalao desalado y desmigado, el pimentón al gusto, remover y dejar que se haga con el calor residual.

Queda mejor de un día para otro.


Espero que os haya gustado.


You May Also Like

2 comentarios

  1. Que rico!! Ves preparando dos platos que Hugo y yo vamos a comer mañana. Mil besos y gracias por participar

    ResponderEliminar
  2. ¡12 horas! Por eso nunca he comido estas cosas tan ricas, he heredado de mi abuela y madre la vaguería por la cocina. Qué pintaza.

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por comentar!!