Mi mundo

Visita a la Real Cocina del Palacio Real de Madrid

Este verano hemos hecho turismo
en nuestra ciudad, que es maravillosa y a veces no sabemos lo que tenemos a la
vuelta de la esquina. Una de las cosas que visitamos fueron las Reales Cocinas
del Palacio Real de Madrid, que desde hace un par de años están abiertas al
público totalmente restauradas y que nos hacen trasladarnos tiempo atrás.
Y es que no son unas cocinas
cualquiera, son las cocinas más antiguas de todos los palacios reales de
Europa. Como ya os he dicho se encuentran ubicadas en los sótanos del palacio
proyectado por Sachetti en 1737 con altura de techos y ventilación así como la
funcionalidad para hacer los manjares reales.
Las cocinas se dividen en varias
estancias, que hacen las delicias de los amantes de los moldes, fuentes de
horno, y demás cosas de cocina que muchos almacenamos, así que os voy a contar
un poco lo que podemos encontrar en cada sala.


Taller de repostería.
En esta sala encontramos los
utensilios para la confección de helados, y también tiene una encimera que
servía para terminar la elaboración de las obras de repostería. También
encontramos algunos de los armarios que en la segunda mitad del siglo XIX se
construyeron para el Conservero de Repostería. En este mueble podemos ver una
maravillosa selección de vajillas diarias de loza (entre ellas tres de la
compañía sevillana Pickman realizadas para Isabel II, para Alfonso XII y la
reina Mercedes y para Alfonso XII y la reina María Cristina).


Entrada Antigua a la cocina de
Estado y al Ramillete
La cocina de Estado elaboraba los
alimentos para los servidores que por su cargo tuvieran derecho a ello. Por
otro lado el Ramillete se ocupaba de todo lo relativo a los adornos de las
mesas y debía su nombre a las elaboradas composiciones de dulces presentadas en
los banquetes. También hacían compotas, helados, bebidas calientes, refrescos o
bizcochos.

Antecocina o sala de preparación.

Esta sala se utilizaba para el
precocinado de os alimentos antes de pasar a la zona de cocción. Recibió este
destino en el reinado de Isabel II, cuando al quedar sin uso se desmontaron las
chimeneas y se dispuso el despacho del Cocinero Mayor.

Cocina grande o sala de fogones.

Aquí podemos ver una de las dos
“cocinas económicas” de Lemaitre y su respectivo armario caliente de 1861.
Alfonso XII era un gran aficionado al roastbeef y en 1877 ordenó instalar un
horno grande y la parrilla “prusiana”. 
Además los vasares isabelinos contienen objetos d emenaje en cobre,
destacan algunas cazuelas romboidales para cocinar el rodaballo entero, algunos
moulés para hacer soufflé y algunas arandelas para emplatar.

Cava y Botillería

Esta sala servía como despensa y
almacenamiento. En ella se podían encontrar vinos y licores, pero también arcas
destinadas a los viajes, cacerías, etc… Además llama la atención el clavero del
armario de vinos de la Cava del siglo XIX en el que se pueden ver las
especialidades de vino y demás bebidas que tenían.


Y hasta aquí la visita a las
Cocinas Reales, la verdad es que nos encantaron y se nos hizo muy corta la
visita, así que es totalmente recomendable. Os dejo aquí
toda la información de la visita, así como horarios y entradas.