Mi mundo

¿Cómo hacer una hamburguesa rica y jugosa?

No podemos negar que las
hamburguesas son una de las comidas que más comemos a nivel nacional e
internacional, la prueba está en que últimamente se ha puesto de moda el buscar
la hamburguesa perfecta, haciéndose versiones gourmet y llevando más allá el concepto
de “bocadillo con carne y salsa”. Pero en realidad ¿cuál es el secreto de hacer
una buena hamburguesa? Pues hoy os voy a contar cómo las hago yo en casa para
que queden perfectas.
Lo primero que hay que elegir es
una buena materia prima, es decir, la carne. Evidentemente cuanta más calidad
tiene la carne más buena va a salir nuestra hamburguesa, así que tanto
si la hacéis vosotros como si las compráis ya hechas tratad de elegid una carne
de buena calidad, os puedo asegurar que la diferencia se nota. Para escoger la
carne hay que seguir una norma clara: lo ideal es que tenga entre 70 y 80% de
proteína y entre 20 y 30% de grasa. Esto es importante, pues las carnes
demasiado magras quedan secas.  Hay que
tener en cuenta, además, que para que las hamburguesas se hagan bien no deben
ser demasiado grandes. Entre 120 y 150 gramos está la ración ideal.
¿Cómo cocinamos la carne? Con
calor moderado es mucho mejor que a fuego fuerte. Caramelizar la carne es la
clave, para que quede crujiente por fuera y tierna por dentro, hay que sacar de
la nevera unos 45 minutos antes de hacerla. La carne no se debe tocar con
tenedores ni aplastarla, lo mejor para manejarlas a la hora de darle la vuelta
y servirlas son las pinzas de la barbacoa, tampoco se debe pinchar la carne
para saber si está hecha o no. Para hacer la hamburguesa perfecta debemos
calentar la parrilla o sartén en la que la vayamos a hacer a unos 150-200º y
añadir la hamburguesa, cocinarla por ambos lados durante unos cuatro minutos
(con tres minutos queda al punto y si os gusta cruda la carne con dos minutos
por cada lado debería bastar). Un secreto para que la carne quede espectacular
es dejarla reposar antes de que llegue a su punto entre tres y cinco minutos ya
que en ese período de tiempo, aunque no esté al fuego termina de hacerse y sus
jugos se distribuyen  por toda la carne.
Hay que limitar el tiempo de cocción porque siempre se puede pasar un poco más
pero no se puede descocinar la hamburguesa.
En cuanto al pan a veces se
descuida y es muy importante, ya que debe cubrir nuestra carne y además debe
tener cierta consistencia ya que debe aguantar la hamburguesa sin desmoronarse
(según algunos la hamburguesa debería poder comerse con una sola mano sin desmontarse).
En Estados Unidos suelen usar el pan de brioche, de patata o el káiser roll. Así
que si no nos hacemos nuestros propios panecillos hay que buscar un pan de
calidad.
Si pasamos a los complementos,
este tema ya es más controvertido, ya que dependiendo de los complementos que
pongamos va a matar el sabor de la carne o al contrario, lo va a realzar. Lo
mejor es utilizar una buena carne, un buen pan, un buen queso fundido, a lo
mejor un toque de lechuga y un poco de tomate. En cuanto a las salsas podemos
añadir un toque de kétchup y un poco de mostaza sin embadurnar todo de salsa ya
que eso enmascararía por completo el sabor de la carne.
Y vosotros ¿cómo cocináis las
hamburguesas? ¿Tenéis algún secreto? ¿Cuáles son vuestros complementos
favoritos? Dejádmelo en comentarios.