Mi mundo

¿Cómo elegir el molde adecuado?

Una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta
para que nuestros bizcochos y recetas de repostería queden bien y se cuezan sin
ningún problema, es elegir un buen molde. Todos los utensilios de repostería que necesites en Bricolemar, los tienes a muy buen precio.
 Me gustaría empezar por lo más básico
que son los moldes
para repostería
y más concretamente para bizcochos, ¿cuál es el más
adecuado, redondo o cuadrado?¿qué material debo elegir?
Tenéis que tener en cuenta que los moldes son los que van a
facilitar el horneado, que todo el bizcocho o tarta se haga por igual y por
ello debe ser de un material de calidad y que, por supuesto, sea apto para
horno.
En cuanto a los materiales, mis favoritos son los de acero
antiadherente, porque se desmoldan bien y el resultado utilizando este tipo de
moldes es genial. 
Existen también los de aluminio fundido que son los que
conocemos como Bundt cake, que son preciosos por sus formas y que tienen una
chimenea (agujero) central que colaboran a que el horneado sea perfecto. 
También se pueden elegir moldes de silicona, cuya ventaja principal es que se
desmolda muy fácilmente, yo no suelo usarlo para hornear pero reconozco que si
hacéis un postre frío son comodísimos y queda muy bien.
En cuanto a la forma, como podréis comprobar hay muchas,
rectangulares, redondos, cuadrados, con forma de corazón, hay muchos modelos y también
muchas medidas.
Uno de mis favoritos es el desmontable redondo, sea de la
medida que sea, yo tengo un horno normal y otro de sobremesa y tengo un molde
más grande para el horno grande y uno más pequeño para el horno de sobremesa.
Este tipo de molde facilita mucho el desmoldar el bizcocho, sin miedo a que se
nos rompa. Este tipo de molde os lo recomiendo si queréis hacer un bizcocho
básico. Os recomiendo uno de 18 o 20 cm de diámetro.
Para hacer plum cakes o bizcochos más elaborados yo suelo
utilizar un molde alargado, antiadherente, me encanta como salen la repostería
y además es muy cómodo a la hora de cortar las porciones. Yo aparte de
engrasarlo los suelo forrar con papel de horno para que al desmoldarlo quede
perfecto. Os recomiendo un molde de unos 25 cm de largo y 11 cm de ancho.
Para los brownies, yo suelo utilizar un molde cuadrado,
quedan genial y al ser cuadrados resulta muy fácil hacer las porciones a la
hora de servirlos. La medida ideal es de unos 23 cm. A la hora de engrasarlo,
hago lo mismo que con el de plum cake, lo engraso y lo forro de papel de horno.
También existen en el mercado moldes individuales con
distintas formas y también de distintos materiales, unos que a mí me encantan y
que considero que son básicos y que se debe tener en casa si hacemos magdalenas
son los moldes que tienen cavidades iguales redondas, y en el que ponemos las
cápsulas de las magdalenas y que nos ayudan a que las magdalenas mantengan su
forma a la hora de hornearlas y así conseguiremos el copete tan característico.
¿Y vosotros?¿cuál es vuestro molde favorito?¿cuál es el que
no puede faltar en vuestra cocina?

(1) Comentario

  1. En la cocina de Sara dice:

    Yo los que más uso son los redondos desmoldables, pero la verdad que hay algunos de bundt cake que me parecen obras de arte! Un beso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *