SOCIAL MEDIA

domingo, 29 de septiembre de 2019

Asaltablogs- Labneh o queso de yogur


¡¡Vuelve el reto Asaltablogs!! y es que tenía unas ganas locas de volver a asaltar la cocina de alguno de mis compañeros de reto. Como sabéis es uno de mis retos favoritos y no he faltado ni una sola vez desde que estoy en él, además el año pasado tuve la suerte de ser asaltada y lo disfruté muchísimo.

En esta ocasión y para empezar fuertecito la temporada hemos asaltado a mi amiga Maite, del blog Antojo en tu cocina, que tiene un montón de recetas (algunas con vídeo) que son auténticas joyitas, ya lo dice su autora, "no resistas a la tentación" y es que es imposible resistirse, hay recetas para cualquier ocasión y para todos los gustos. Maite estará encantada de veros por allí así que id corriendo.


Cuando me enteré que Maite era la asaltada supe qué receta iba a hacer al momento (aunque aún así me di una vuelta por su cocina y me llevé más de una y de dos), y es que tenía el ojo echado a este queso de yogur o labneh desde que Maite lo publicó, y es que me llamaba la atención que se pueda hacer queso de un yogur y que esté tan delicioso como este que os enseño.

Veréis en la receta que es muy sencillo de hacer, como instrumento un poco más especial necesitaremos una estameña o tela colador para que el yogur drene y suelte todo el suero. La mía es esta

¡¡A ponerse el delantal!!


Ingredientes
- 1 kilo de yogur natural sin azúcar.
- 1 hoja de laurel.
- Aceite de oliva
- Opcional: Ajo (yo no lo puse porque no puedo comerlo), especias al gusto (yo le puse pimienta y pimentón en escamas)

Aliñar el kilo de yogur si se van a poner las especias. Yo solo le puse la sal y un poco de pimienta. Mezclar.

Colocar la estameña sobre un colador y poner con cuidado el yogur dentro. Colocar el colador con la estameña sobre un bol grande que será el encargado de recoger el suero. Recoger las puntas de la tela e irla enrollando para hacer una especie de atillo. El yogur debe quedar en una bola prieta y cerrada.

Dejar en la nevera un mínimo de cuatro horas. A partir de ese momento se puede servir si lo que queremos es que tenga una textura más untable, cuanto más tiempo se tenga más espeso estará. Si lo que se quiere es formar bolas con el yogur (como es mi caso) se debe tener soltando el suero entre 24 y 36 horas. Yo lo tuve más o menos 32 horas.

Desenvolver el queso. Con la ayuda de una cuchara o de las manos se van formando bolitas. Colocarlas en un tarro de cierre hermético y añadir el ajo (si se quiere), 1 hoja de laurel, pimienta y rellenar aceite de oliva (yo pongo virgen extra) y las escamas de pimentón. Dejar reposar en la nevera durante 1 semana antes de consumirlo.

A mí el queso me soltó más o menos unos 400 ml de suero. Ese suero no se debe tirar, ya que se puede usar como sustituto de la leche o el agua en los bizcochos o el pan (yo hice un pan que quedó estupendo).


Espero que os haya gustado.


jueves, 26 de septiembre de 2019

Visita a la Real Cocina del Palacio Real de Madrid



Este verano hemos hecho turismo en nuestra ciudad, que es maravillosa y a veces no sabemos lo que tenemos a la vuelta de la esquina. Una de las cosas que visitamos fueron las Reales Cocinas del Palacio Real de Madrid, que desde hace un par de años están abiertas al público totalmente restauradas y que nos hacen trasladarnos tiempo atrás.


Y es que no son unas cocinas cualquiera, son las cocinas más antiguas de todos los palacios reales de Europa. Como ya os he dicho se encuentran ubicadas en los sótanos del palacio proyectado por Sachetti en 1737 con altura de techos y ventilación así como la funcionalidad para hacer los manjares reales.


Las cocinas se dividen en varias estancias, que hacen las delicias de los amantes de los moldes, fuentes de horno, y demás cosas de cocina que muchos almacenamos, así que os voy a contar un poco lo que podemos encontrar en cada sala.



Taller de repostería.

En esta sala encontramos los utensilios para la confección de helados, y también tiene una encimera que servía para terminar la elaboración de las obras de repostería. También encontramos algunos de los armarios que en la segunda mitad del siglo XIX se construyeron para el Conservero de Repostería. En este mueble podemos ver una maravillosa selección de vajillas diarias de loza (entre ellas tres de la compañía sevillana Pickman realizadas para Isabel II, para Alfonso XII y la reina Mercedes y para Alfonso XII y la reina María Cristina).






Entrada Antigua a la cocina de Estado y al Ramillete

La cocina de Estado elaboraba los alimentos para los servidores que por su cargo tuvieran derecho a ello. Por otro lado el Ramillete se ocupaba de todo lo relativo a los adornos de las mesas y debía su nombre a las elaboradas composiciones de dulces presentadas en los banquetes. También hacían compotas, helados, bebidas calientes, refrescos o bizcochos.




Antecocina o sala de preparación.

Esta sala se utilizaba para el precocinado de os alimentos antes de pasar a la zona de cocción. Recibió este destino en el reinado de Isabel II, cuando al quedar sin uso se desmontaron las chimeneas y se dispuso el despacho del Cocinero Mayor.








Cocina grande o sala de fogones.

Aquí podemos ver una de las dos “cocinas económicas” de Lemaitre y su respectivo armario caliente de 1861. Alfonso XII era un gran aficionado al roastbeef y en 1877 ordenó instalar un horno grande y la parrilla “prusiana”.  Además los vasares isabelinos contienen objetos d emenaje en cobre, destacan algunas cazuelas romboidales para cocinar el rodaballo entero, algunos moulés para hacer soufflé y algunas arandelas para emplatar.















Cava y Botillería

Esta sala servía como despensa y almacenamiento. En ella se podían encontrar vinos y licores, pero también arcas destinadas a los viajes, cacerías, etc… Además llama la atención el clavero del armario de vinos de la Cava del siglo XIX en el que se pueden ver las especialidades de vino y demás bebidas que tenían.







Y hasta aquí la visita a las Cocinas Reales, la verdad es que nos encantaron y se nos hizo muy corta la visita, así que es totalmente recomendable. Os dejo aquí toda la información de la visita, así como horarios y entradas.

lunes, 23 de septiembre de 2019

Degustabox septiembre 2019


Este mes nuestros amigos de Degustabox, han decidido que nos van a hacer el paso a otoño mucho más fácil, y dedican la caja de este mes a la familia, así que, como podéis comprobar son muchos y variados los productos que vienen incluidos en la caja. Para todos los gustos y edades. 

Ya sabéis que la Degustabox es una caja  de suscripción en la que no hay permanencia en la que se incluyen entre diez y quince productos de primeras marcas de alimentación. Su precio normal es de 14.99 € (transporte incluido) pero podéis obtener la primera caja por 7.99 €, gastos de envío incluidos, registrándoos aquí e introduciendo el código DEGUSTA7. 

Os dejo por aquí el contenido de la caja.



La Casera (0.89x2=1.78€): Elaborado con vino verdejo, zumo natural de limón y el sabor de La Casera, esta bebida bien fresca es una maravilla para acompañar nuestros aperitivos.

Fitness (3.19 €): Cereales Fitness granola hechos con un 51% de avena integral, chocolate, almendras y quinoa. En casa somos muy aficionados a la granola y ya estamos deseando introducirlos en nuestros desayunos.

Bimbo natural 100% sin corteza (2.29 €): Sin conservantes ni aditivos, es prefecto para los sandwiches de la merienda o las tostadas del desayuno. Además no llevan lactosa por lo que pueden ser disfrutados por personas con este tipo de intolerancia.

Tang (0.50x2= 1€): Bebida de nuestra infancia, Tang es una bebida en polvo que nació en 1959. Ahora la podemos encontrar de cinco variedades (Naranja, Limón, Tropical, Fresa y Piña). Además está enriquecida con vitaminas, zumo de frutas y no lleva azúcar añadido. ¡¡A transportarse a la niñez!!

Pick Up! (1.75 €): Riquísimas tabletas de chocolate con leche, rellena de una capa de crema de leche entre dos galletas. Genial para llevar en el bolso o la mochila y poder disfrutar de ellas en cualquier momento.


Bimbo dips Semillas (1.69 €): Snack tostado ideal para dipear. Se puede comer también solo porque están super crujientes y están deliciosos. Llevan semillas de sésamo y amapola, pipas de girasol, sal marina y aceite de oliva. No lleva colorantes ni aditivos.

Nescafé 3en1 (1.99€): Café soluble con leche y azúcar en un solo sobre. Es ideal para llevarlo encima en el bolso o la mochila para tomarlo cuando nos apetezca, solo hay que añadirle agua caliente. ¡¡Listo en un instante!!

Be-Kind (1.99€x2=3.98€): Barritas deliciosas y sin gluten. Hechas con ingredientes 100% naturales cuyo ingredientes principal son los frutos secos. ¡¡Riquísimos!!

Pascual Yogikids (1.39 €): Yogur muy cremoso con fruta en puré (sin trocitos), y en dos sabores Fresa y Fresa y plátano. Su formato hace que los más pequeños puedan disfrutar de él en cualquier momento del día y en cualquier lugar.

Franziskaner (1.39€): La tradicional "Weissbier" bávara, es una de las marcas líderes a nivel mundial. Elaborada desde 1363 junto a un monasterio franciscano es una cerveza que se caracteriza por la ausencia de amargor.

Mayonesa con salsa de soja Ybarra (1.79€): La soja cada vez está más presente en nuestras cocinas y esta mayonesa suave que recuerda al sabor de la exótica salsa es una novedad que es ideal para acompañar platos tradicionales así como recetas asiáticas. No lleva ni conservantes, ni gluten ni lactosa.

Y hasta aquí el contenido de la Degustabox de este mes... ¿qué os ha parecido?

domingo, 22 de septiembre de 2019

Muffins de chocolate sin gluten y sin lactosa


Una de las cosas que más me gustan es tomar un café por la tarde con un bocado dulce ya sea una galleta o una muffin. Desde que el gluten no me sienta del todo bien he estado echando de menos los bocados dulces y es que a pesar de que muchas opciones industriales están bastante logradas, muchas de ellas no dejan de tener una textura demasiado harinosa que no me termina de convencer.

Para poder seguir disfrutando de ese capricho, decidí ponerme manos a la obra y hacer mis propias muffins. Con la receta que os voy a dar salen doce muffins, yo lo que hago es que las congelo individualmente envueltas en papel film y las saco un poco antes de que las vaya a comer. A veces las meto en el microondas y quedan deliciosas, casi como recién hechas.

¡¡A ponerse el delantal!!


Ingredientes para doce muffins.
- 2 huevos.
- 100 gramos de mantequilla sin lactosa a temperatura ambiente.
- 125 ml de leche sin lactosa (o bebida vegetal).
- 150 gramos de azúcar.
- 150 gramos de harina de arroz.
- 75 gramos de cacao desgrasado.
- 2 cucharaditas de levadura sin gluten.
- Chips de chocolate negro al gusto.


Precalentar el horno a 190º y preparar la bandeja de muffins con las cápsulas que vayamos a utilizar.

En un bol, poner la mantequilla a temperatura ambiente y añadir el azúcar, batir hasta que el azúcar esté integrado. Añadir los huevos y la leche y mezclar.

Añadir el cacao desgrasado, la harina de arroz y la levadura y mezclar hasta que todo esté integrado. Una vez lo tengamos, agregar las chips de chocolate al gusto, remover para que se integren.

Poner en las cápsulas la mezcla. Hay que llenar cada cápsula 3/4 de la capacidad, ya que con el horneado van a crecer y se pueden salir.

Hornear a 190º durante 20- 25 minutos.


Espero que os haya gustado.



domingo, 15 de septiembre de 2019

Ensalada de pimientos y bacalao (esgarraet)- Cocinas del mundo


Ya estamos de nuevo en marcha con el reto Cocinas del Mundo y este mes no nos hemos marchado muy lejos, en mi caso me he ido a la costa a disfrutar de la gastronomía de Valencia, a descubrirla y a disfrutarla porque no solo de paella viven los valencianos.

En esta ocasión he querido traerme una receta muy fresca, muy veraniega y muy rica, algo tan sencillo y delicioso como una ensalada de pimientos y bacalao, lo que se conoce como esgarraet. 

El nombre del plato se debe a que se debe desgarrar tanto el pimiento como el bacalao para hacer el plato y es uno de los platos más típicos de la gastronomía valenciana. Es una maravilla la mezcla de sabores con el bacalao, el pimiento asado y su jugo. Normalmente lleva ajo, pero yo al no poderlo comer no lo he puesto. ¡¡Está para mojar pan!!

¡¡A ponerse el delantal!!


Ingredientes
- 3 pimientos rojos pequeños
- 150 gramos de bacalao desalado.
- Aceite de oliva virgen extra

Como habéis visto en los ingredientes yo compré el bacalao ya desalado, pero si lo compráis seco en sal, para desalarlo debéis sumergir el bacalao en agua durante 24 horas e ir cambiándole el agua cada seis horas más o menos. Una vez lo tengamos, reservar.

Precalentar el horno a 200º y poner los pimientos en una bandeja apta para horno durante 45 minutos, con un poquito de aceite y un poco de sal.

Si tenéis olla de cocción lenta o crockpot, os dejo aquí cómo podéis hacer los pimientos en ella. 

Una vez que los pimientos estén hechos, dejar templar y retirarles la piel y las semillas. Reservar el agua que sueltan.

En un plato o fuente colocar las tiras de pimientos, desgarrar el bacalao y añadirlo al plato, poner un poco del líquido que han soltado los pimientos y regar todo con aceite de oliva virgen extra. 

Dejar reposar hasta el día siguiente.


Espero que os haya gustado.