SOCIAL MEDIA

lunes, 26 de agosto de 2019

Degustabox Agosto 2019


Ya ha llegado a casa la Degustabox de este mes y este mes está dedicada a la vuelta al cole y al trabajo. Además os informo que podéis conseguir una de las cinco cajas que están sorteando, sólo hay que entrar en el área de cliente de Degustabox y rellenar el cuestionario entre los días 3 y 18 de septiembre y compartir la opinión de los productos que componen esta caja. Así de fácil. 

Ya sabéis que la Degustabox es una caja  de suscripción en la que no hay permanencia en la que se incluyen entre diez y quince productos de primeras marcas de alimentación. Su precio normal es de 14.99 € (transporte incluido) pero podéis obtener la primera caja por 7.99 €, gastos de envío incluidos, registrándoos aquí e introduciendo el código DEGUSTA7. 

Os dejo por aquí el contenido de la caja.



Stroopwafels (1.49 €): Una de mis galletas favoritas, se tratan de unos gofres con relleno de caramelo que son holandesas y que a mi me gustan poniendo encima del té o la infusión y con el calor se derrite un poco el caramelo y están...¡¡deliciosas!!


Cheerios BIO (3.30 €): Los Cheerios miel de toda la vida ahora con ingredientes procedentes de agricultura ecológica pero con el sabor de siempre, no lleva ni aceite de palma, ni colorantes ni conservantes. ¡¡Un desayuno de diez!!

Quely merienda con sobrasada de Mallorca (1€ x 2 = 2€): Una merienda ideal, las Quely de toda la vida acompañadas con una porción de sobrasada de Mallorca, deliciosa. 

BabyBel Cheese and Friends (1.75 €): Otra merienda que viene genial para los más pequeños. La caja se compone de un quesito Mini Babybel, un mix tropial de manzana y mango y palitos de pretzel salados. Ideal para llevar donde queramos.

Chocolate a la taza Let's Chocolaat (3.40€): Chocolate a la taza en polvo en formato monodosis. Hay dos variantes, blanco o dark. Cada caja contiene cinco sobres para preparar un delicioso chocolate. ¡¡Una delicia para los que les guste el chocolate!!

Cerveza Corona (1.55 €): Una de mis cervezas favoritas, una cerveza mexicana que posee un color claro y transparente. A mi me gusta beberla muy fría, directamente de la botella y con un gajo de limón. Os la recomiendo.



Nakd (2.69 €): Deliciosas barritas que solo llevan barritas de fruta y frutos secos, con ingredientes 100% naturales, sin azúcar añadido y sin gluten ni lactosa, así que para la gente con intolerancias es genial. Además hay tres sabores diferentes: Blueberry Muffin, Cacao y Caramelo con un toque de sal. 


Harina de maíz blanca Goya (1.60 €): Uno de mis ingredientes de cabecera para hacer las fajitas, es una harina de maíz que es ideal para hacer arepas y tamales. Además no tiene gluten.

Puleva Vita Calcio (1.19 €): Fuente de calcio para el crecimiento de los huesos en la etapa infantil. Viene en un formato para llevar y es de los héroes de Marvel, seguro que a los niños les encanta.

Chips de remolacha de Zanuy (1.20 €): Deliciosas chips sin gluten elaboradas a base de maíz y remolacha, libres de aditivos y colorantes artificiales. Ya hemos tenido la oportunidad de probarlas y tengo que decir que están absolutamente deliciosas.


Doracao de Dulcesol (1.25 €): Bizcochitos con base de cacao y con los dibujos de los personajes de Doraemon para disfrutar de desayunos y meriendas. Vienen en formato individual y son comodísimos para llevar en la mochila o en el bolso.

¿Qué os ha parecido la caja? Dejadme en comentarios vuestro producto favorito.


domingo, 11 de agosto de 2019

¿Cómo hacer una hamburguesa rica y jugosa?




No podemos negar que las hamburguesas son una de las comidas que más comemos a nivel nacional e internacional, la prueba está en que últimamente se ha puesto de moda el buscar la hamburguesa perfecta, haciéndose versiones gourmet y llevando más allá el concepto de “bocadillo con carne y salsa”. Pero en realidad ¿cuál es el secreto de hacer una buena hamburguesa? Pues hoy os voy a contar cómo las hago yo en casa para que queden perfectas.

Lo primero que hay que elegir es una buena materia prima, es decir, la carne. Evidentemente cuanta más calidad tiene la carne más buena va a salir nuestra hamburguesa, así que tanto si la hacéis vosotros como si las compráis ya hechas tratad de elegid una carne de buena calidad, os puedo asegurar que la diferencia se nota. Para escoger la carne hay que seguir una norma clara: lo ideal es que tenga entre 70 y 80% de proteína y entre 20 y 30% de grasa. Esto es importante, pues las carnes demasiado magras quedan secas.  Hay que tener en cuenta, además, que para que las hamburguesas se hagan bien no deben ser demasiado grandes. Entre 120 y 150 gramos está la ración ideal.


¿Cómo cocinamos la carne? Con calor moderado es mucho mejor que a fuego fuerte. Caramelizar la carne es la clave, para que quede crujiente por fuera y tierna por dentro, hay que sacar de la nevera unos 45 minutos antes de hacerla. La carne no se debe tocar con tenedores ni aplastarla, lo mejor para manejarlas a la hora de darle la vuelta y servirlas son las pinzas de la barbacoa, tampoco se debe pinchar la carne para saber si está hecha o no. Para hacer la hamburguesa perfecta debemos calentar la parrilla o sartén en la que la vayamos a hacer a unos 150-200º y añadir la hamburguesa, cocinarla por ambos lados durante unos cuatro minutos (con tres minutos queda al punto y si os gusta cruda la carne con dos minutos por cada lado debería bastar). Un secreto para que la carne quede espectacular es dejarla reposar antes de que llegue a su punto entre tres y cinco minutos ya que en ese período de tiempo, aunque no esté al fuego termina de hacerse y sus jugos se distribuyen  por toda la carne. Hay que limitar el tiempo de cocción porque siempre se puede pasar un poco más pero no se puede descocinar la hamburguesa.


En cuanto al pan a veces se descuida y es muy importante, ya que debe cubrir nuestra carne y además debe tener cierta consistencia ya que debe aguantar la hamburguesa sin desmoronarse (según algunos la hamburguesa debería poder comerse con una sola mano sin desmontarse). En Estados Unidos suelen usar el pan de brioche, de patata o el káiser roll. Así que si no nos hacemos nuestros propios panecillos hay que buscar un pan de calidad.


Si pasamos a los complementos, este tema ya es más controvertido, ya que dependiendo de los complementos que pongamos va a matar el sabor de la carne o al contrario, lo va a realzar. Lo mejor es utilizar una buena carne, un buen pan, un buen queso fundido, a lo mejor un toque de lechuga y un poco de tomate. En cuanto a las salsas podemos añadir un toque de kétchup y un poco de mostaza sin embadurnar todo de salsa ya que eso enmascararía por completo el sabor de la carne.


Y vosotros ¿cómo cocináis las hamburguesas? ¿Tenéis algún secreto? ¿Cuáles son vuestros complementos favoritos? Dejádmelo en comentarios.

miércoles, 7 de agosto de 2019

¿Cómo elegir un horno microondas?



No se vosotros, pero nosotros le damos mucho uso al microondas en casa y quizá por esta razón hace unos años teníamos que cambiarlos cada poco tiempo. La última vez, nos planteamos coger un horno microondas y estuve investigando mucho sobre qué modelo escoger, las ventajas y los inconvenientes que podía tener y sobre todo los precios entre los que oscilaban. Al final llegué a https://www.lo-mejor.com/ y leí todo lo relativo a las dudas que podía tener en ese momento, podéis hacer clic aquí para ver lo que leí.

Lo primero que hay que saber es qué es un horno microondas. Un horno microondas empotrable o de sobremesa es un electrodoméstico diseñado principalmente para calentar alimentos de forma rápida, aunque también sirve para cocinar y descongelar. Funciona por la emisión de radiaciones electromagnéticas de alta frecuencia. Estas ondas son absorbidas por el agua, los azúcares y las grasas de los alimentos y este proceso se le llama calentamiento dieléctrico.


Una de las razones por las que nos planteamos comprar un horno microondas es porque sólo somos dos en casa y encender el horno grande supone un gasto de energía en la mayoría de las ocasiones, (normalmente cocino a la vez varias cosas en el horno y así ahorro un poco energéticamente hablando), además yo cocino algunas cosas en el microondas, lo que hace que se haya convertido en uno de los pequeños electrodomésticos esenciales en mi cocina, además por el ahorro de tiempo. Estos aparatos ofrecen una gran velocidad de cocción. Además diversos estudios sugieren que el método de cocción que mejor conserva los nutrientes es aquel capaz de calentar la comida rápido, que la expone por menos tiempo al calor.

Además, ya sabéis que mi cocina es pequeña y los microondas destacan porque ahorran espacio. Y es que al tener medidas reducidas podrás ubicarlo donde quieras. Los más comunes son los hornos microondas de sobremesa porque puedes colocarlos en cualquier parte de la encimera, aunque los hornos microondas integrables también han ido ganando terreno entre quienes prefieren tener todos sus aparatos encastrados.



Hay muchos aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir el horno microondas adecuado.

Potencia: Este es un aspecto importante a considerar, ya que de ello depende la rapidez con la que hace su trabajo el horno microondas. La potencia se mide en vatios y mientras más alta sea, más rápido se calentarán o se cocinarán los alimentos. Dependiendo del tipo de horno microondas, habrá que fijarse en varios parámetros asociados a la potencia. El valor principal que señalan los fabricantes es el de la potencia máxima del aparato, que varía entre los 600 y los 1200 vatios. Una potencia más alta se traducirá en un calentamiento más rápido. Si el modelo elegido es un horno microondas grill, el fabricante señalará cuál es la potencia máxima de esta función que suele estar  entre los 1000 y los 1200 vatios.


Tamaño y capacidad: Es importante elegir el tamaño adecuado para asegurarnos que nos entra en la cocina. Y esto es aún más importante si el horno va a ir empotrado en un mueble de cocina. En cuanto a la capacidad, dependerá del uso que le demos y las personas que viven en casa, la capacidad suele ir expresada en litros y va desde los 17 hasta los 40.

Funciones: Para mí es muy importante que el horno microondas tenga opción grill, ya que a veces hago las tostadas en él y salen riquísimas. En los hornos microondas, no solo se pueden calentar los alimentos, también asar, tostar o cocinar a la parrilla, como haríamos en un horno convencional. Algunos de ellos cuentan, además con una función ECO para un ahorro de energía.
En resumen, para elegir un horno microondas adecuado hay que tener en cuenta las necesidades de cada casa, cocina y persona, el uso que le des y el presupuesto que se tenga. Y vosotros ¿cocináis en el microondas? Contadme en comentarios.



domingo, 4 de agosto de 2019

Helado de moka (sin lactosa) con Degustabox


Este verano estoy haciendo más helados que ningún año, y es que con la heladera es inevitable echar a volar la imaginación para hacer helados de todo, es muy fácil de hacer y además sale tan rico que es un auténtico vicio.

En esta ocasión os traigo un helado para los amantes del café y es que cuando vi el Nescafé en la Degustabox, un delicioso helado de moka vino a mi mente de forma inmediata, y es que en verano en casa el café de por la tarde lo tomamos frío, o bien con hielo o bien en forma de batido así que hacer un helado era cuestión de tiempo.


Como os he comentado yo lo hice con heladera, pero en la receta daré las instrucciones de cómo debéis hacerlo sin heladera, es un poco más laborioso pero queda igualmente buenísimo, os va a encantar.

¡¡A ponerse el delantal!!


Ingredientes
- 2 huevos.
- 300 ml de bebida vegetal de almendras (se puede usar leche normal).
- 75 gramos de azúcar.
- 1 sobre de café instantáneo.
- 200 ml de nata para montar sin lactosa (podéis usar nata con lactosa).
- 1 cucharada sopera de cacao desgrasado.
- Chips de chocolate 

Meter la cubeta de la heladera en el congelador y tenerla ahí durante al menos 24 horas.

En un bol grande, montar la nata y una vez que la tengamos montada meter en la nevera para mantenerla fría.

Batir los huevos con la leche, añadir el azúcar y el café, mezclar bien. Calentar en un cazo la mezcla y tenerla a fuego lento sin dejar de remover hasta que la mezcla espese pero que no hierva. Dejar enfriar.

Sacar el bol de la nevera con la nata montada y añadir poco a poco la mezcla de huevos y café, mezclar con movimientos envolventes para que la nata no se baje. Poner chips de chocolate al gusto, mezclar bien. Verter la mezcla en la cubeta de la heladera y tenerla funcionando durante 20 minutos o hasta que el helado esté bien mantecado.

Si no tenemos heladera, una vez tengamos la mezcla ya lista, verterla en un recipiente de cristal con tapa, llevar al congelador, sacarla cada media hora para moverla bien y así evitar que se formen cristales. Repetir la operación hasta que el helado esté cremoso (yo suelo hacerlo cinco veces).


Espero que os haya gustado.